lunes, 3 de febrero de 2014

Recuperar la sexualidad después de un cáncer de útero

A Mª Ángeles Casado le diagnosticaron un cáncer de útero –carcinoma endometroide de endocervix-después de una gran  hemorragia. Le practicaron una histerectomía radical y después de un mes llegaron los ciclos de radioterapia (25 sesiones), quimioterapia (5 sesiones) y braquiterapia (24 horas). Tal y como ella comenta, su salud en general y si sexualidad en particular se vieron muy dañadas, por lo que ha trabajado con ahínco para recuperar ambas.

Todo el proceso vivido y la recuperación conseguida lo ha recogido en su libro “Recuperar la sexualidad después de un cáncer de útero” donde detalla los pasos que ha dado hasta recobrar la salud de su sexualidad. El manuscrito incluye, además, dos entrevistas, una realizada a la Doctora Natàlia Eres, oncóloga, especialista en medicina integrativa, y otra realizada a la señora Cinta Bellobi i Fava, enfermera gestora del Departamento de Ginecología Oncológica del Instituto Catalán de Oncología.

Un libro que, sin duda, a muchas (y muchos, ¿por qué no?) pacientes le podrá servir no sólo para entender cómo ha sido la vivencia de este proceso, sino también para ayudar a reconquistar una parcela tan importante como es nuestra salud sexual.    

Os dejamos con un texto que Mª Ángeles ha escrito para este blog. Desde aquí te damos las gracias por compartir tu experiencia con nosotros/as y por este maravilloso e indispensable libro. 

Escuela de Pacientes.



     Acabo de cerrar la puerta de la habitación del ICO (Instituto Catalán de Oncología), donde durante 24 horas seguidas me han sometido a braquiterapia (radiación interna directa sobre la vagina). Salgo exhausta y aturdida.

Hace cuatro meses me practicaron una operación de cáncer de útero (carcinoma endometroide de endocérvix) con extirpación de ganglios inguinales; además de la intervención quirúrgica y de la radiación interna, he recibido veinticinco sesiones de radioterapia y cinco de quimioterapia, coadyuvante de la radio. Ante mí está ahora el sendero de la recuperación, doy el primer paso con las fuerzas exiguas y un sistema inmune bajo mínimos, pero con el firme propósito de recobrar mi salud y mi sexualidad.

¿Qué ha supuesto para mí la enfermedad? ¿Cómo he manejado mi sufrimiento?
Desde que tuve mi primera hemorragia hasta concluir los ciclos (es decir, unos seis meses aproximadamente), me limité a sobrevivir, a concentrarme en que mi cuerpo aguantara el chaparrón que estaba viniéndole encima. El primer desconcierto dio paso al miedo, pues una vez diagnosticado el tumor y realizados la operación y el análisis de los tejidos, todo se precipitó de nuevo hacia lo que yo me figuraba que era un abismo: la quimioterapia. Dios mío, eso no, -pensé. Ese tiempo me limité a dar consignas a mi cuerpo para que se mantuviera en pie, fue una lucha primitiva, básica contra un enemigo que no era tal, pues se trataba de mi propio cuerpo, era yo misma.

Mantenía cierta autonomía al ir y venir diariamente al hospital. La familia y amigos me ofrecieron su ayuda, pero me propuse reservarme esos trayectos en autobús al hospital, ese pedacito de independencia. Al ir sintiendo la falta de salud, la desposesión de mi energía, e ir notando mis fuerzas mermadas, mi principal objetivo o mi prioridad era resistir, pretender mejorar me parecía entonces inviable. No llegué a tocar fondo o eso creo, pero sí me situé en el umbral de mi resistencia y desde ahí, concluidos los ciclos, empecé a subir. Me aferré a ese estado de salud que no era cero, pero que en ciertos momentos solo llegaba al 1 ó al 2 y no me doblegué a ceder ni un milímetro más. Me así con fuerza a todo lo que pudiera representar un trampolín o unos pequeños pasos que consiguieran impulsarme un poco más; a veces me permitía ciertas recaídas, una especie de suspensión en el vacío donde no había movimiento (¡cómo evitar en esos momentos la ausencia de fuerzas!) Simplemente dejaba que esa “nada” pasara, dejaba de exigirme, me agazapaba entre las sábanas y esperaba, tratando de descansar hasta recobrar un poco el ánimo.

¡Qué fuerza la de nuestro cuerpo! ¡Qué gran disposición tiene para poderse curar, regenerar y recuperarse! ¡Qué energía nos espera cuando ya pensamos que no podemos más!



No sé si el cáncer me ha hecho mejor, pero sin duda ha sido un punto de inflexión en mi vida: ha sido un maestro –quizá a veces muy duro- y también una oportunidad; ha despertado muchos sensores de mi ser a los que antes no prestaba atención o desconocía, como la sexualidad en un sentido más amplio. El sufrimiento pasado no me ha redimido pero sí ha hecho que me encamine de una manera más decidida hacia la búsqueda del placer.


Mª ÁNGELES CASADO PÉREZ



1 comentario:

  1. Hola Mari Ángeles! magnifico tu testimonio y tu valentía al prestarnos con palabras esa parte de tu intimidad que tanto tabú recoge en sociedad.
    Mil gracias, también de mi parte (varón), como apunta la introducción a tu post, también los hombres pueden sentirse identificados y motivados a recuperar su sexualidad y -así acabas tu texto- "ser más decididos en la búsqueda del placer".
    Un placer ha sido leer tu libro y muy instructivo. Gracias por tu lenguaje cercano y sin tapujos.
    Que la vida te colme de salud y placer es un deseo que me habita desde que volteé la última página de tu libro: "recuperar la sexualidad después de un cáncer de útero".
    saludos
    juan carlos

    ResponderEliminar